ACEITES ESENCIALES e HIDROLATOS frente a los desafíos para la salud en el Siglo XXI

  • NAIADA, AROMACOSMÉTICOS NATURALES Y ORGÁNICOS CERTIFICADOS

Porqué debemos utilizar productos naturales para la formulación de cosméticos?

Aunque con “cuentagotas”, aparecen en la prensa internacional y bastante más en la especializada, noticias relativas a la falta de eficacia y/o pérdida de efectividad de muchas moléculas sintéticas de las diferentes familias de antibióticos que durante un Siglo nos han proporcionado soluciones para innumerables problemas de salud.

Recordamos que el primer antibiótico, la penicilina G o benzilpenicilina, fue descubierto en 1928 por Alexander Fleming quien obtuvo el Premio Nobel en Fisiología o Medicina (así se llamaba el premio), en 1945 junto con los científicos Ernst Boris Chain y Howard Walter Florey, creadores de un método para producir el fármaco en masa.

Próximos a cumplir sus primeros cien años desde entonces, en el 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado por primera vez en su historia sobre la necesidad de crear nuevos y más potentes antibióticos, ya que gran parte de las infecciones actuales se están volviendo resistentes a ellos.

Empieza a ser relativamente frecuente entrar en un quirófano SIN, y salir CON una “infección hospitalaria”. Además del siempre más difícil control de las infecciones urinarias en pacientes ancianos, me atrevería a decir que, de cara al futuro inmediato, la antibiótico resistencia será un factor limitante para los trasplantes de órganos y los implantes biónicos.

Desde el punto de vista sanitario el problema es evidentemente polifacético, considerado que abarca la tanto la curación de infecciones como su prevención así como su función de presidios terapéuticos frente a la aparición de nuevas infecciones, la selección de nuevas cepas bacterianas patógenas y la destrucción de bacterias positivas para el ser humano como cepas concretas de Lactobacillus, Bifidobacteria, Tobacillus, ecc...

Una ayuda fundamental podemos obtener de la Naturaleza, de los innumerables recursos  que genera, siempre y cuando sepamos aproximarnos con “humildad y conciencia” a sus tesoros y sin el ánimo oportunista, egoísta, saqueador y malgastador, que tanto caracteriza nuestra especie.

Deberíamos además reconocer que las sustancias derivadas de seres muertos no parecen ser una buena opción de salud para seres vivos mientras que su obtención no sea respetuosa con la naturaleza del ser en vida: este principio debería aplicarse tanto a la medicina, como a la alimentación y a la cosmética en general.

La industrialización de la producción  alimentaria y de la cosmética nos ha llevado a la desnaturalización de los productos derivados, productos donde lo que daña la salud es a veces sobre representado frente a lo que debería alimentar, cuidar, prevenir o sanear.

Como siempre del mundo vegetal podemos aprender muchos secretos para mejorar nuestra vida, secretos que hoy en día con los medios científicos que disponemos, podemos desvelar con cierta “facilidad” y precisión frente al pasado. 

Los aceites esenciales puros y los hidrolatos, derivados de la hidrodestilación de plantas aromáticas y medicinales, serán una de las claves principales para  conseguir resultados espectaculares y duraderos en la curación y prevención de muchísimas afecciones que afligen y afligirán la humanidad en el futuro, sean de origen bacteriano, tumoral, psíquico u otros.

La aproximación científica para el estudio del comportamiento de estas sustancias frentes a diferentes desafíos como la defensa contra los radicales libres y la inhibición bacteriana ya está siendo demostrada por innumerables estudios conducidos en diferentes centros de investigación por todo el mundo aunque de momento solo se está rascando en la superficie de la enorme potencialidad para la salud de las personas, los animales y el medioambiente, de estos tesoros de origen vegetal.

Incorporando con sabiduría en nuestra vida y rutinas diarias en la alimentación, la higiene, la cosmética y la terapéutica general productos de confianza elaborados con aceites esenciales puros e hidrolatos, iremos avanzando hacia un bienestar digno del Siglo XXl y con efectos sensibles también sobre la salud del planeta.

Para saber más:

  • ONATE-GUTIERREZ, José Millán; VILLEGAS, María Virginia  and  CORREA, Adriana.

Prevalencia y factores relacionados con la infección porClostridium difficile en un centro hospitalario de alta complejidad en Cali (Colombia).

Infect. [online]. 2017, vol.21, n.1, pp.9-14. ISSN 0123-9392.

http://dx.doi.org/10.22354/in.v21i1.646.

 

  • Revista Cubana de Medicina Militar

versión impresa ISSN 0138-6557versión On-line ISSN 1561-3046

Rev Cub Med Mil v.31 n.3 Ciudad de la Habana jul.-sep. 2002

Hospital Militar Central “Dr. Luis Díaz Soto”

Visión actualizada de las infecciones intrahospitalarias

Dr. Rafael Nodarse Hernández1

 

  • Control of Nosocomial Antimicrobial-Resistant Bacteria: A Strategic Priority for Hospitals Worldwide

Donald A. Goldmann W. Charles Huskins

Clinical Infectious Diseases, Volume 24, Issue Supplement_1, 1 January 1997, Pages S139–S145, https://doi.org/10.1093/clinids/24.Supplement_1.S139

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

Añadir nuevo comentario