Olfato dietas y aromas

  • Aromáticas

Los problemas relacionados con el sobrepeso y la obesidad abarcan aspectos tan variados como el de la salud, la estética, la psicología, la economía, etc. tanto que hoy en día hay millones de personas que deben luchar a diario para no caer enfermos y/o seguir trabajando, estudiando, viviendo saludablemente.

Hasta hace poco pensaba lo que los “expertos” han estado metiéndome en la cabeza: las personas con sobrepeso tienen la culpa de lo que les pasa.

Comen demasiado, comen mal, comen estresados, comen muchas grasa, comen demasiados dulces, demasiados de esto y poco del otro, y así por un sinfín de “motivos” debidos a falta de fuerza de voluntad.

Además hacen poco ejercicio….o nada, por lo que cada uno tiene que destrozarse las articulaciones y respirar cantidades industriales de gases de los tubos de escape de los autovehículos, porqué cada día no pueden irse a correr a las montañas rocosas ni tienen tiempo para esto.

Entonces nos lo proponemos para los fines de semana, justo cuando Dios descansó, y vamos a correr resultando que no gastamos ni la mitad de lo que hemos comido para desayunar, pero sí producimos cantidades de radicales libres que se obstinan en envejecernos.

En fin.....Tú, con sobrepeso, tienes la culpa.

Razonado un poco me he dado cuenta que culpabilizar al “gordo” solo sirve a la industria para seguir engordando a la gente. Y así continuamos a recibir cada día nuestras dosis de propaganda apta a promover el consumo de todo tipo de alimentos, muchos de los cuales pocos nutrientes e hipercalóricos.

Si nos paramos a ver como lo hacen rápidamente identificamos que sencillamente es a través de los cinco sentidos donde el olfato se lleva la palma. No es que la vista el gusto, el oído o el tacto sean menospreciados por los vendedores, todo lo contrario, pero quiero subrayar como el olfato juegue un papel fundamental sobretodo hoy en día donde la vista está saturada de “input”.

Todo el mundo estará de acuerdo que la fotografía de una pizza o la misma detrás de una vitrina es menos atractiva que la misma oliendo delante del plato en la mesa. De hecho experimentos actuales han sobradamente demostrado que personas con la nariz tapada no sabían distinguir si lo que comían era la servilleta o el pan.

A mí me suele pasar cuando me constipo y tengo la nariz hecha caldo: tengo que mirar.

La presión para vender es máxima en las festividades donde además los factores culturales, hoy en día muchos trasnochados, juegan un papel fundamental.

Alguien recuerda porqué por ejemplo se fabricó el primer turrón? El turrón surgió como respuesta a un concurso para buscar un alimento que aguantase largos periodos sin deteriorarse y debe el nombre a su autor, un confitero de apellido Turrons. Hoy en el imaginario colectivo parece ser que sin turrón no hay Navidad.

Recientes estudios han demostrado que existen otros factores ambientales que pueden debilitar o reforzar nuestra voluntad, entre los cuales los olores que percibimos y los sonidos que nos rodean.

Los sonidos que nos rodean parecen tener también su papel en nuestra toma de decisiones a la hora de comer: si los sonidos que percibimos nos resultan agradables disfrutamos más de lo que comemos y somos más propensos a elegir alimentos saludables.

Desafortunadamente solo las grandes multinacionales invierten sumas importantes en la investigación para vender productos alimenticios de todo tipo y…. los remedios de los estragos que ellos mismos han procurado, mientras las instituciones desde las arcas públicas no invierten casi nada en la prevención del sobrepeso y la obesidad, aunque paguen los daños que producen.

Aún así diferentes estudios han últimamente explorado si efectivamente existe una correlación entre olor y sabor de los alimentos y las cantidades ingeridas, demostrando que efectivamente hay aromas que pueden disminuir la ingestión de alimentos.

El 80% del sabor de un alimento se debe a su olor: las moléculas que componen su aroma estimulan las áreas del cerebro que regulan el apetito y la saciedad, por lo que algunos perfumes son capaces de reducir la cantidad de alimento ingerido y así reducir las calorías.

Aprendamos a utilizar los aromas en la cocina para controlar el peso

Añadir nuevo comentario